Blog de Moda

Consigue una tarjeta de regalo
29 junio, 2021
Rebajas en Oysho.
6 julio, 2021
Ver todos

ENTRE ACEITES ANDA EL JUEGO

Desde hace unos años el aceite ha dejado de estar únicamente en la cocina para pasar a formar parte de nuestro cuidado personal. Aceite de coco, de argán, de oliva, aceite de aguacate, de árbol de té y un montón de tipo de aceites más, han ido llenando nuestra vida de una sensación de hidratación extrema. Sin embargo todavía hay una creencia muy extendida, que nos hace pensar que los aceites nos dejan la piel grasa, así que aquellas personas que tenemos la piel mixta o grasa no le damos una oportunidad a este producto. Como en verano todo lo que suponga añadirle un extra de hidratación a la piel será bien recibido, he pensado que es el momento ideal para dejarnos iluminar por este producto que seguro os va a enamorar.

Vamos a comenzar de arriba a abajo y eso supone que la primera zona que vamos a “súper hidratar” es el cabello. Ya hemos señalado en varias ocasiones que el sol, el cloro, la sal y el resto de efectos veraniegos dañan muchísimo el pelo, aunque también hay que decir que el efecto “mechas surferas” que nos deja el sol es sinónimo de alegría absoluta, pero si podemos lucir un cabello sano durante las vacaciones, mejor que mejor. Si tenemos el pelo graso, seguramente huyamos de todo tipo de productos aceitosos. sin embargo, bien elegido y bien utilizado, puede suponer una mejora importante. Utilizar aceite en el pelo es una costumbre tradicional de la India y supone una de las claves para lucir esas melenas fuertes, largas y poderosas.

Los expertos recomiendan utilizar aceite una vez a la semana, aplicarlo por la noche para dejarlo actuar y lavarlo por la mañana para aportarle brillo, fuerza y prevenir su caída. Ya sé que la idea de darle aceite a las raíces nos da más miedo que un nublado, pero aplicarlo de forma correcta y con esta pauta, no aportará grasa y os ayudará a presumir de supermelena. Si no queréis dejarlo toda la noche, podéis comenzar por dejarlo actuar al menos 2 horas para que pueda hacer su magia. Lavar el cabello con un champú suave, sin mezclar las puntas y la raíz también es fundamental para eliminar todo el aceite. Incluso sería conveniente dar dos aplicaciones de champú para dejarlo bien limpio. Si podéis utilizar agua más bien fresquita, le estaréis dando un plus de brillo. THE BODY SHOP, DRUNI y SEPHORA.

Sobra decir que utilizar aceites en las puntas mientras estás en la playa siempre es una buena idea ya que protege el cabello a la vez que lo hidrata, y tú te olvidas de que lo llevas. Utilizarlo como tratamiento una vez a la semana está bien, pero si podéis meterlo en vuestra rutina veraniega diaria, estará mucho mejor.

Bien, una vez que ya tenemos el pelo hidratado, podemos continuar con el rostro. Si con el cabello ya éramos reacias a utilizar aceites, con la piel con tendencia acnéica o grasa, el miedo es inevitable. Vamos a ir pasito a pasito para que el aceite forme parte de vuestro cuidado personal. Lo primero es perderle el miedo a esa creencia de que al usar un aceite nos van a salir granitos. Hay mil tipos de pieles y mil tipos de aceites, así que es posible que el que me funcione a mí, no te vaya tan bien a ti, pero el ensayo y error tiene que formar parte de la búsqueda del aceite perfecto. Los granitos pueden salir tanto con un aceite que no sea el mejor para vosotras, como con una crema normal, una de textura gel o incluso un protector solar. Depende de sus componentes, independientemente de la textura. Si al usar un producto notáis que le aporta grasa y os salen granitos, simplemente tenéis que dejar de usarlo y realizar unos días de limpieza y desintoxicación. El acné suele ser hormonal por lo que los posibles efectos de un aceite serán temporales y de fácil solución. Mi experiencia con el aceite de flor de loto de Clarins (DRUNI) ha sido muy buena. Y del aceite de NUXE creo que no puedo decir nada que no hayáis oído ya, es bueno para la piel, el cabello, las estrías… podéis encontrarlo en SEPHORA.

Consultad bien la forma correcta de aplicar el producto que hayáis elegido, ya que es una parte esencial del tratamiento.

Ahora le llega el turno al cuerpo, que es tal vez la zona donde menos miedo nos da aplicar este tipo de productos, así que podemos ser un poco más intrépidos y usarlo para ver lo bien que funcionan estos líquidos sobre los diferentes problemas que hay que resolver. Para el cuerpo la oferta es amplísima, así que voy a intentar recomendar uno para los problemas más habituales: estrías, firmeza y sequedad. El primero de la lista tiene que ser, obligatoriamente, BIO OIL (DRUNI) cuyas virtudes son de sobra conocidas. Una de las cosas más maravillosas que tiene este producto es que se puede usar durante el embarazo para hidratar la zona de la tripa y los muslos, lo que ya nos indica que es un gran aliado en nuestro cuidado. Además es ideal para usar sobre cicatrices y mejorar su aspecto. De CAUDALIE quiero enseñaros su aceite para cuerpo y cabello. Si no conocéis esta marca os invito a que empecéis a probar sus productos que tienen componentes muy naturales relacionados con la vid y la uva. La hidratación está asegurada (SEPHORA). Y por último, mi gran descubrimiento para la celulitis, el aceite de abedul de WELEDA (DRUNI). Está claro que por sí solo no hace milagros, pero acompañado de una buena dieta, algo de ejercicio y descanso, os ayudará a tener una piel más firme.

Y le llega el turno a los pies, que tal vez sea la zona que más sufre durante el verano. Los talones agrietados además de ser un problema estético más que evidente, pueden llegar a ser muy molestos, así que la hidratación es la clave, además de la exfoliación claro está. Así que para su cuidado os recomiendo tres pasos muy sencillos que harán que recuperéis las ganas de lucir sandalias. Exfoliación, hidratación y protección.

Paso 1: Exfoliación. Puedes elimina la piel muerta con una lima (DRUNI) o aplicando una crema especifica (CARREFOUR). Hazlo de forma suave.

Paso 2: Hidratar. Ahora es cuando podemos usar los aceites para recuperar la salud de nuestros pies. Solo recordaros que los pies tardan en absorber los productos un montón, por lo que tomároslo con calma. El aceite de oliva siempre es una buena apuesta. THE BODY SHOP

Paso 3: Protección. Aplicar un protector solar en los pies es fundamental. Solemos llevarlos al aire todo el verano y rara vez llegamos con la crema tan abajo. Unos pies quemados por el sol, no resultan nada cómodos. Utiliza tu crema solar habitual.

Y por último, dales un extra de mimo con el SPRAY REFRESCANTE de MENTA de THE BODY SHOP. Se lo merecen

Después de leer toda esta información, ¿os animáis a probar los aceites? Espero que sí, seguro que no os arrepentís.

 

Os espero la próxima semana con muchas más novedades

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *